.  

 

 

.
.

22 / 02 / 2017

Usuarios conectados: 4

Cargando documento...

Buscar:

.

Este Sitio:

Principal

Dreamweaver

Fireworks

JavaScript

CSS

Sonido

Artículos

Links

E-ufemismos

Descargas

Historial

 

Mailing List:

Suscríbete a la lista de correo, No practico spamming y ofrece algunas ventajas.

Pulsa aquí para saber más y suscribirte.

 

Recomendados:

Tecnorama >Artículos

 

¿Por qué estás aquí? (Por Scott Cohen)

Versión para imprimir | Translate this page

Si estás leyendo esto, puedo dar casi por hecho ciertas cosas sobre tí. Puedo decir que trabajas en la Red o que, por lo menos, tienes un cierto interés en ella. Puedo decir que parte de tu forma de vivir y entreternerte viene de la Red y que el interés en ella no es meramente comercial, sino el reflejo de algo más profundo.

¿Por qué estás aquí?, ¿por qué navegas, creas, discutes, amas, odias, defiendes este medio llamado World Wide Web. Este torpe revoltijo de mal implementados casi-lenguajes. Este oceano convulso sin fin y sin forma, cubierto de inútiles restos de naufragios, así como de algunas pocas islas paradisiacas. Este derroche de energía, tiempo, sudor. Esta Casa de los Espejos que refleja lo que es el mundo a la vez que los distorsiona?

¿por qué lo haces?

Empezaste en alguna parte. No despertaste una mañana convertido en un diseñador o un programador. No, alguien te enseñó esto; este lugar donde la gente colocaba toda clase de cosas y tu podías encontrar casi todo lo que quisieras, desde lo sublime hasta lo ridículo. Y te interesó más aún cuando te diste cuenta de que todo esto estaba hecho por personas. Personas normales, como tú.

Así que te pusiste a ello. Aprendiste HTML, o al menos lo suficiente para ser peligroso. Y pusiste algo allá fuera. Y te enganchaste. Y, de repente, tenías algo que ver en lo que pasaba allí fuera.

¿Por qué estás aquí?

Cuando estás conectado, no funcionas según las normas de la realidad física normal. Estar conectado exige una tremenda cantidad de disciplina. Debes olvidarte del mundo exterior y centrarte exclusivamente en la pantalla. Debes estar sentado durante horas y con tu cuerpo quieto. Estás en un altar, pero eres a la vez el sacerdote y el que oye la misa.

Cuando está conectado, no haces nada más. No vas al bar, o a ver una película, o a jugar un partido, o a hablar con los amigos. Puedes estar chateando con alguien a través del éter, pero esas extrañas palabras que aparecen se parecen más a mensajes en el viento que a una conversación. Puedes ser un observador pasivo, o incluso dejar tu marca para que otros la vean, pero no vas a la exposición de un museo, o a estudiar o ller a la biblioteca, o simplemente a dar un paseo con la gente que quieres.

¿Por qué estas aquí?

Estás aquí porque hay algo en la Red que no existe en la vida real.

En esta civilización de clase capitalista media-alta de la era post-industrial en la que la mayoría de nosotros vivimos, la situación es a la vez maravillosa y desesperante. En lo material, nunca habíamos estado mejor. Las necesidades básica están cubiertas, con cantidad de recursos para que disfrutemos. No tenemos que preocuparnos de los depredadores, de la falta de alimentos o de conseguir un refugio, y nuestra sociedad está lo bastante avanzada como para poder ofrecer ayuda básica a los que carecen de hogar o comida. Tenemos dinero en el bolsillo esperando a ser gastado, y tenemos cientos o miles de empresas deseando ayudarnos a gastarlo. Se nos ofrece desde tecnología hasta entretenimiento, transporte o lujo.

Y, aún así, los mensajes, los juguetes, todo lo que acumulamos se queda en la superficie. Este mundo está construido sobre el cadaver de Dios, Asesinado hace un siglo por Nietsche y el Mito del Progreso. La espiritualidad se ha trivializado, se ha reblandecido y triturado y se ha revendido como New Age, autoayuda y estrategias de mercado. Nuestras vidas emocionales se han enterrado debajo de una montaña de caras sonrientes políticamente correctas y de disculpas por parte de los eruditos del comportamiento social. El templo se ha vaciado y ya no lo visita nadie. El arte fue asesinado en 1910 por el movimiento Dada. La música se ha convertido en el mismo chillido repetido una y otra vez. El drama ha degenerado en "Misión Imposible 2". Las emociones reales son rechazadas y ridiculizadas, y el sexo, antes sagrado o al menos erótico, está por todas partes.
(Comentario de Tecnorama: En este momento del artículo puede parecer que el autor es un evangelista que pretende convertir al autor, pero luego veremos que no es su intención.)

Necesitamos más, necesitamos más de lo que se nos ofrece, necesitamos cosas mejores que el último éxito de taquilla de Hollywood o la última consola de videojuegos o el último restaurante de moda.

Eso es por lo que estás aquí.

Durante mi estancia en una importante compañía de diseño. Me encontré con el concepto de "experiencia del usuario". La idea escondida detrás de este término era que la gente no era un receptor pasivo de información, sino un participante activo durante sus viajes por la Red. Por ello, los diseñadores tenían que construir sitios web que constituyeran una experiencia para el usuario. Simple, ¿no?

Pero extrapolemos el término "experiencia" del archivo de palabras de las estrategias de mercado y apliquémolos a lo que hacemos cada vez que encendemos nuestro ordenador: es una experiencia. Cada vez que nos aventuramos por la Red estamos buscando algo. Puede que nos detengamos en los lugares típicos por el camino, pero queremos algo nuevo. Los Weblogs son populares porque existe la posibilidad de que nos muestren un enlace que nos lleve a terrenos no explorados.

Somos peregrinos, escapando de la tiranía y vagando a través del desierto, en busca de la Tierra Prometida. La diferencia es que somos a la vez Dios y el vagabundo. Buscamos algo, pero también podemos crearlo.

Reconozco que Religión y espiritualidad no son tópicos a discutir en foros de este tipo. Cuando menos, los ideales de los apasionados por la informática, que se mantienen extendidos por Internet a pesar del intrusismo de las empresas. tiende a mostrarse ser hostil hacia ideas como Dios y Religión. Permitidme asegurar que no soy predicador de ninguna Fe, ni que estoy intentando convertir la Red en la Iglesia del Ciberespacio. Es simplemente una metáfora.

Pero la metáfora es real. El solitario escritor de código, volcado sobre su teclado a las 3 de la madrugada, recuerda a los monjes de la Edad Media que con gran esfuerzo traducían y copiaban la Biblia a mano. El entusiasmo de los primeros pioneros de la Red recuerda a los discípulos transmitiendo la Palabra. Y los chacales de la empresas son los fariseos y los falsos profetas, que se inmiscuyen y proclaman que la Red es de ellos, echando a patadas a cualquiera que se atreva a oponerse a su "autoridad". La misma autoridad de la que intentábamos escapar.

Sin duda, no podemos soportarlos.

Ahora, sin embargo, no hay fanáticos de esto ni "veteranos" que prediquen la Palabra. Gente de todo el mundo que no tiene ningún interés en SQL o estándares de la Red revolotea por aquí Buscando algo que no encuentra en la realidad física. Echad un vistazo a Diaryland, por ejemplo. Sí,si, mucho de lo escrito en Diaryland es basura, pero el 99% de todo es basura. Y, aunque los autores de Diaryland no están escribiendo la Ilíada, al menos están escribiendo. Están ahí fuera. Se les ha dado la oportunidad de ser oídos. Han descorrido el velo y han visto que hay una posibilidad aquí en el mundo de la Red. que hay algo que podría responder a las preguntas que todos nos hacemos.

La gente no quiere "El próximo gran bombazo", quiere un espacio donde poder escapar de la vida moderna. En vez de arrodillarse y preguntar a alguien por las respuestas, intentan encontrarlas por ellos mismos. Quieren una cueva, un espacio, un muro en el que poder escribir y que los demás los puedan ver y compartir.

Una de las cosas más carentes de sentido empezaba simplemente: "tengo miedo a las tormentas". No se trataba de la última novedad tecnológica, ni estúpideces por mirarse al ombligo ("somos lo último, los mejores!"), ni tonterías sobre entretenimiento. No, era un grito primitivo sobre los misterios del cielo. Todavía somos criaturas mágicas, a pesar de nuestros juguetes, y queremos algo más que una existencia tutelada.


¿Por qué estás aquí?

Sois de los pocos que entiendes lo compleja que es la Red, lo frágil y hermosa que puede ser. Sois los creadores de los destinos. Vuestros sitios web, tanto si son comerciales o personales, son oasis para el mundo. Para bien o para mal, sois los que borráis las fronteras y creáis los sitios de alto nivel a los que esperamos que la gente vaya.

Sois de los pocos que entiendes lo compleja que es la Red, lo frágil y hermosa que puede ser. Sois los creadores de los destinos. Vuestros sitios web, tanto si son comerciales o personales, son oasis para el mundo. Para bien o para mal, sois los que borráis las fronteras y creáis los sitios de alto nivel a los que esperamos que la gente vaya.

Sois de los pocos que entiendes lo compleja que es la Red, lo frágil y hermosa que puede ser. Sois los creadores de los destinos. Vuestros sitios web, tanto si son comerciales o personales, son oasis para el mundo. Para bien o para mal, sois los que borráis las fronteras y creáis los sitios de alto nivel a los que esperamos que la gente vaya.

¿Es una gran Red?. ¿Cómo encontrará la gente su camino entre esos sitios empresariales, que podrían ser la única Red que conocieran? Las páginas personales no tiene millones de dólares de presupuesto para marketing. Cómo evitar entonces los cebos de comida rápida para llegar a los banquetes que necesitan?

¿Y vale incluso la pena visitar los sitios que estamos creando? ¿Nuestras películas en Flash y nuestras parodias de Gran Hermano y nuestros continuos enlaces a la direcciones más conocidas? ¿Es esto lo que han estado buscando todo el tiempo? ¿O es algo que te llevó tiempo y esfuerzo crear, donde pusiste lo mejor de tí mismo para crear un trabajo que iluminara las fronteras del alma humana?

¿por qué estás aquí?

No somos simples técnicos. No ponemos palabras ordenadas para nuestro bien. No estamos aquí para hacer dinero, porque seguro que hay formas más faciles de ganarlo.

Hemos venido buscando algo.

¿Lo encontrarás?

¿O lo crearás?

- SCOTT COHEN

Scott Cohen es fundador de Spoonfed.


Copyright 2000 Scott Cohen y A List Apart

Localización permanente del archivo original: http://www.alistapart.com/stories/why/

¿Comentarios? 30, de momento. Mostrando 1 ->5

1.- Well done arcltie that. I'll make sure to use it wisely.

2.- My hat is off to your astute command over this toa-icbrpvo! http://lisnilbv.com [url=http://offaybdh.com]offaybdh[/url] [link=http://virwaxdci.com]virwaxdci[/link]

3.- That's a skillful answer to a diuilcfft question

4.- He0;Y823y&#ou could definitely see your skills in the work you write. The sector hopes for even more passionate writers such as you who aren’t afraid to mention how they believe. All the time follow your heart….

5.- Howdy I am so thrilled I found your web site, I really found you by accident, while I was researching on Digg for something else, Regardless I am here now and would just like to say many thanks for a incredible post and a all round exciting blog (I also love the thn)i/desegem, I don’t have time to read through it all at the moment but I have book-marked it and also added your RSS feeds, so when I have time I will be back to read more, Please do keep up the great work. http://mjhfsemvsmn.com [url=http://fjztyqiwq.com]fjztyqiwq[/url] [link=http://ikrhoobe.com]ikrhoobe[/link]

« Previous | 1 - 5 | 6 - 10 | 11 - 15 | 16 - 20 | 21 - 25 | 26 - 30 | Next »

Añade tu comentario



Escribe el código de la imagen superior:

:

TECNORAMA es simplemente una página personal. No sirve ni de promoción del autor ni cosas por el estilo.
Todos los códigos, textos y tutoriales son de libre uso mientras se mencione al autor (no es mucho pedir)
Este sitio es compatible con IE6/NS6/Mozilla1.0
Para contactar, puedes enviarme un e-mail a tecnorama@hotmail.com